Home

martes, 17 de noviembre de 2009

COMIENZA A SER FELIZ... RIE





Ríe y y respira

Irma Azomoza, con maestría y doctorado en sicología clínica (egresada de la Universidad de Puebla), estudió el yoga de la risa en la India, bajo la instrucción del propio Kataria. Actualmente, imparte cursos de la disciplina en el Centro de Desarrollo Transpersonal Instituto Universitario AC.

Según dice que con la técnica del laughter yoga, en la que se respira adecuadamente y se ríe, se logran importantes beneficios para el organismo, entre ellos:
 Reducir la tensión, lo que permite menor agresividad.

 Disminuir el estrés y la ansiedad, con lo cual, mejoran las relaciones personales.

 Evitar la depresión.

 Disminuir las enfermedades inflamatorias, como la artritis o la espondilitis (esta última relacionada con las vértebras).

 Beneficiar a la circulación sanguínea.

 Prevenir las enfermedades de tipo pulmonar y broquial.

 Estimular la buena memoria.

 Mejorar el estado de ánimo y, por tanto, la autoestima de las personas.

 Promover un masaje en los órganos internos.

 Fortalecer el sistema inmonológico.

México va poco a poco
La doctora Irma Azomoza comenta al respecto:

"A pesar de todas sus bondades, nos ha costado mucho trabajo impulsar esta técnica en México, pero confiamos en que, así como ocurrió con el doctor Kataria, que abrió su primera clínica con cinco personas y ahora ésa es una de las nuevas disciplinas con más seguidores en Asia y Europa, también en nuestro país se practique el yoga de la risa de forma habitual.

"En México hay algunos centros donde se puede practicar, ubicados en Puebla, Veracruz y Texcoco. Nuestra intención es promoverlo por todo el país".

¿Cómo es una clase?
Para su práctica en nuestro país, la doctora Azomoza, quien preside la Asociación Méxicana de Sicología Transpersonal, combinó el yoga de la risa con gimnasia cerebral (¿el propósito?, fortalecer las funciones de ambos hemisferios cererales) y con Chi-Kun (que previene y mejora enfermedades de carácter físico).

"A diferencia de la risoterapia, donde se induce la risa con factores externos, para recibir sus beneficios, el laughter yoga requiere de cierta técnica y guía para realizarla correctamente.

"No se trata de ponerse en posturas de yoga y empezar a reír. En las sesiones, que duran alrededor de una hora, se realizan sencillos ejercicios para estimular ambos hemisferios del cerebro", explica.

Por ejemplo, con los puños cerrados, se levantan al mismo tiempo el dedo meñique izquierdo y el íncide derecho y luego al revés. Hacerlo varios veces, con ritmo y tratando de no equivocarse.

"Luego se guía a la persona para reírse. De pie, con las palmas juntas sobre la cabeza, controlando el movimiento abdominal así como la respiración, se dice rítmicamente 'ho ho, ha ha ha, ho ho, ha ha ha, ho ho, ha ha ha...' durante varios munutos.
"El control y la fuerza que se ejercen sobre el cuerpo resulta agotador, aunque no lo parezca".

"Luego de cinco minutos se toman las posturas tradicionales de yoga, como la flor de loto, y se hacen series de respiraciones para relajarse. Sucesivamente, se van alternando cinco minutos de risa y respiración. Es tan intenso el esfuerzo, que está contraindicado para persona con marcapasos o mujeres en los ultimos meses de gestación".



La especialista señala que, por sus resultados, tres minutos de reír a carcajadas equivalen a 20 minutos de ejercicio en bicicleta o a 45 minutos de relajación.
"Se considera que los niños pueden reír más de 400 veces por día, mientras que los adultos apenas lo hacemos alrededor de 15, o menos".

"Gracias a la risa se liberan sustancias bioquímicas benéficas para el organismo que contribuyen a una mayor calidad de vida. Con esa disciplina, de seguro que muchos de nuestros problemas no se resolverán, pero podremos enfrentarlos de diferente manera", concluyó la doctora Azomoza
.

0 comentarios:

Publicar un comentario

COSAS DE LA VIDA ♥ Copyright © 2009
Scrapbook Mania theme designed by Simply WP and Free Bingo
Converted by Ipietoon Template